peregrinus

Al igual que con todos los grandes descubrimientos , la historia de los imanes también es muy variada e interesante.

He aquí algunas de esas leyendas:

 

El pastor Magnes

La leyenda más popular sobre el descubrimiento de los imanes cuenta de un anciano de Creta llamado Magnes. Se dice que Magnes estaba cuidando a sus ovejas en una zona al norte de Grecia llamada Magnesia (estamos hablando de hace unos 4.000 años). De repente, sus zapatos (con clavos metálicos) y su bastón (con punta metálica) se adhiere firmemente a la roca grande sobre la que estaba parado. Este tipo de roca fue nombrado posteriormente magnetita, puede venir  de Magnesia o Magnes .

 

Primeros descubrimientos

Peregrinus y Gilbert Peter fueron de los primeros en ir más allá de la superstición (esto fue en 1269). Escribieron una carta con todo lo que se conocía en aquella epoca sobre la calamita. Se dice,  que lo hizo mientras estaba de guardia fuera de las murallas de Lucera, que estaba sitiada.  Mientras la gente se moría de hambre dentro de las murallas, Peter Peregrinus escribió uno de los primeros informes ‘científicos’ que tendría un impacto enorme en el mundo.  Sin embargo,  solo se lograron avances significativos con los experimentos de William Gilbert en 1600 sobre la comprensión del magnetismo. Fue Gilbert quien primero se dio cuenta de que la Tierra era un imán gigante .

Oersted y Maxwell

En 1820 Hans Christian Oersted (1777-1851 danés) demostró que el magnetismo estaba relacionado con la electricidad aportando un alambre que lleva cerca de unacorriente eléctrica a un compás magnético que causa una desviación de la aguja de la brújula. Ahora se sabe que cuando la corriente fluye habrá un campo magnético asociado en el espacio circundante, o más generalmente que el movimiento de cualquier partícula cargada producirá un campo magnético.
Con el tiempo fue James Clerk Maxwell (1831-1879 escocés) que estableció sin lugar a dudas las relaciones entre entre la electricidad y el magnetismo y promulgó una serie de ecuaciones aparentemente simples que son la base de la teoría electromagnética en la actualidad. Lo sorprendente es que Maxwell desarrolló sus ideas en 1862 más de treinta años antes de  que J. Thomson descubriera el electrón, la partícula  fundamental para la comprensión de la electricidad y el magnetismo.
El magnetismo fue el término  acuñado  para explicar el fenómeno por el cual la magnetita atraía el hierro. Hoy en día, después de cientos de años de investigación no sólo conocemos la atracción y repulsión de los imanes, sino también conocemos las  imágenes por resonancia magnética en el campo de la medicina, chips para ordenadores, la electrónica en la televisión y teléfono e incluso que ciertas aves, mariposas y otros insectos tienen un sentido magnético de dirección.

 

Fuente: imanesparalanevera.es

 

 

.